Brujería y Negro Mágico

Brujas y hechizos es un sitio web cuya meta es ayudarte a conocer un poco más sobre el mundo de la magia y todo lo que lo rodea: curanderos, magia negra, magia blanca, wicca, talismanes, amarres, etc. Al ser el mundo de la magia tan extenso, tratamos de ampliarnos lo más posible en las diferentes ramificaciones de la magia.

   

Tipos de Magia

En el mundo de los hechizos se pueden encontrar dos tipos de brujas: las que practican la magia blanca o teúrgia, y las que practican magia negra o magia goecia. Empotrados en la magia teúrgia se encuentran las prácticas de alquimia, cábala y otras muchas prácticas benéficas al ser humano. Las hechiceras que practican magia teúrgia no usan ningún libro grimorio para sus objetivos, sino que sus conocimientos se trasmiten de forma oral.

En la magia goecia se practican la hechicería, ritos satánicos, el "agüeyamientu o mal de güeyu" (mal de ojo), en fin todas aquellas artes mágicas dedicadas a satisfacer los intereses de ellas mismas o de las personas que les pagan por dichos oficios. Las brujas asturianas que practican magia goecia usaban para sus hechizos los libros grimorios, siendo el más usado el libro de San Cipriano, más conocido como el ciprianillo, aunque usaban muchos otros también. La noche del 30 de abril, las brujas preparaban un ungüento que frotándoselo en la ingle les permitía volar en sus escobas, a distintos puntos de Asturias para realizar los aquelarres. Las brujas del oriente practicaban un aquelarre dirigido por el Diañu Burllón, terminando este en una orgía sexual. Luego se dirigían con sus escobas al aquelarre de Sevilla. Las brujas del occidente más influenciadas por las meigas gallegas celebraban sus aquelarres en honor del diablo Astarot. Todas ellas, usaban magia teúrgia o magia goecia, celebrando sus aquelarres en lugares sagrados paganos.

bruja-hechizo-brujeria

Brujas y Hechizos...

Teúrgia

Teúrgia es una práctica mágico-religiosa que consiste en la invocación de poderes sobrenaturales (ángeles) a fin de comunicarse o unirse a ellos atrayendo beneficios espirituales o para manipularlos por medios mágicos.

Esto se pone de manifiesto a través de rituales, de carácter ceremonial -posturas inefables dirigidas con precisión y solemnidad- que utilizaban símbolos, fórmulas o cosas por el estilo, de sentido analógico, que eran adaptadas para atraer la energía ultraterrenal deseada. Los símbolos, las posturas y el lenguaje utilizado no debían ser necesariamente comprensibles y tampoco debían ser conocidos racionalmente. Los mismos nombres de las entidades invocadas son en "lengua bárbara", antigua o desconocida por los practicantes. La eficacia del ritual dependía de la suspensión de la racionalidad humana a fin de conseguir la activación de los elementos psíquicos superiores que reciben la energía divina o demoníaca.

Una forma particular de teúrgia es la "teléstica", de donde deriva la palabra talismán y sirve para cargar o animar estatuas u objetos que de esta manera pueden poseer una función mágica o propicia o ser usados en rituales religiosos.

Célebres teúrgos de la antigüedad fueron Hermes Trismegisto, Juliano el Teúrgo y los filósofos Yámblico y Proclo; y en el Medioevo el mentado Enrique Cornelio Agripa de Nettesheim.

En la Época Medieval tal práctica fue demonizada y considerada maléfica e inaceptable, ya que la llegada del cristianismo implicaba el eclipse de todos los "daimones" paganos, que en ese tiempo fueron considerados máscaras de los ángeles caídos junto a Lucifer. La práctica de la teúrgia pasó a llamarse "ars goetia", locución derivada de una palabra griega que significa "brujería", "magia negra", con lo que obviamente se contrapone a la liturgia sacramental católica, considerada como la nueva y la verdadera teúrgia, que es la obra salvífica y santificada de Dios a través de sus clérigos.

La práctica ha sido retomada en tiempos recientes por algunos practicantes y movimientos esotéricos, pudiendo recordar el caso especial de Aleister Crowley.

Goecia

Ars Goetia (en latín, probablemente, El arte de la Brujería), a menudo llamado simplemente Goecia, es la primera sección del grimorio del siglo XVII Lemegeton Clavicula Salomonis, o La Llave Menor de Salomón. Mucho del texto apareció más temprano, con algún material que data del siglo XIV o incluso aun más temprano.

El Ars Goetia contiene las descripciones de los setenta y dos demonios que se dice que el Rey Salomón dijo haber evocado y confinado en un recipiente de bronce sellado por símbolos mágicos, y que él obligó a trabajar para él. Hecho muy similar a lo que se dice que Sulaymán (Salomón) realizo en contra de los Ifrit (genio) rebeldes, según la tradición árabe y en el libro de Las mil y una noches.

El Ars Goetia da las instrucciones para construir un recipiente semejante de bronce, y a utilizar las fórmulas mágicas apropiadas para llamar seguramente a esos demonios. La operación dada es compleja, e incluye mucho detalle. Se cree que el rugiente título se refiere a los conjuros hechos por el mago. El Ars Goetia difiere de otros textos goéticos en que las entidades convocadas deberán ser forzadas a obedecer, antes de pedir por favores.

El Ars Goetia asigna un grado y un título de nobleza a cada miembro de la jerarquía infernal, y da a los demonios firmas a las que ellos tienen que pagar lealtad, o los sellos. Las listas de entidades en el corresponder de Ars Goetia (a alto pero variando el grado, a menudo según edición) con ésos en el Steganographia de Trithemius, hacia el año 1500, y el Pseudomonarchia Daemonum de Johann Weyer que un apéndice que aparece en ediciones posteriores de su De Praestigiis Daemonum, de 1563.

Wicca

La Wicca es una religión pagana, popularizada por el británico Gerald B. Gardner como un 'renacimiento' de la antigua religión de la brujería, siendo iniciado el autor por un Coven que había encontrado en la zona de New Forest. La práctica de brujería, según la forma propuesta por Gardner, ha evolucionado y ha sido adaptada dando paso a la creación de las numerosas tradiciones wiccanas existentes hoy día.

Las creencias difieren mucho entre practicantes individuales y entre las distintas tradiciones, ya que no existe una organización centralizada que establezca la “ortodoxia”. El nexo compartido está en los conceptos religiosos y éticos básicos, así como la forma estructural básica para los rituales o celebraciones festivas. Estos son elementos clave de las enseñanzas tradicionales y de las obras publicadas, que suelen dar un esbozo de estas materias generales.

En las formas tradicionales de Wicca se utiliza el texto religioso denominado Libro de Sombras, mantenido en secreto excepto para los iniciados y pertenecientes a dicha tradición. Similar a un grimorio, es un compendio de los conocimientos y rituales concernientes a la tradición concreta, aunque gran parte de las enseñanzas siguen siendo orales. Se han propuesto en estas décadas diversos Libros de Sombras públicos, como por ejemplo el editado por "Lady Sheba"(apodo de la autora Jessie Wicker Bell ) en 1970. Algunos textos publicados han tenido gran acogida, como la Rede Wicca o El Encargo de la Diosa, siendo adoptados por los practicantes no iniciados. Como contraste, en las formas eclécticas se utiliza el Libro de Sombras de una forma dinámica, como “diario”, recopilación de información a medida que se aprende, experiencias, reflexiones, etcétera.